¿Qué pasa con los programas P2P?

p2p

Nos hallamos en medio de una oleada de posicionamientos en contra y a favor del uso de programas P2P (tipo e-mule, ares, LimeWire…) que está llegando a las más altas instancias. Muchos gobiernos se están planteando la posibilidad de intervenir en su utilización y de hecho alguno ya se ha pronunciado en contra: Brasil ha sido el primer país en prohibir el uso de estos programas.

En Europa, los gobernantes de Francia son quienes más adelantado llevan el proyecto de ley que recortará los derechos de utilizar estas redes de intercambios de archivos.

Frente a estos gobiernos (quien sabe si presionados por algún grupo o colectivo con poder), también comienza a consolidarse un movimiento político absolutamente a favor de la libertad en internet y el respeto de la intimidad de sus usuarios y, en todo caso, dispuesto a redefinir conceptos como “derechos de autor” o “copyright”. Se denomina Partido Pirata, y ya ha conseguido un escaño en el Parlamento Europeo (gracias a suecos y alemanes… en España aún es poco conocido).

No cabe duda que el ámbito de las nuevas tecnologías cambia a velocidad de vértigo. Mientras algunos gobiernos comienzan a plantearse este debate, ya han surgido novedades tecnológicas que cambian el panorama en el que se iniciaron (al menos en parte) estas discusiones.

Según Daniel Ek, co-fundador de Spotify, por medio de este programa, que permite escuchar on-line practicamente toda la música que quieras, ocho de cada diez usuarios han abandonado los clientes P2P.

Al menos en el entorno del que escribe, esto que afirma Daniel Ek es tan real como la vida misma… y en esta vida, mientras unos se empeñan en discutir y poner pegas al posible uso desestabilizador de las herramientas que nos aporta el progreso, otros desarrollan soluciones u otras tecnologías que vuelven a cambiar el panorama.

Aunque Spotify está pegando fuerte en todos los países donde funciona, no está logrando la proporción de clientes premium (que pagan para evitar se molestados por la publicidad) esperada. De una forma u otra, está logrando ser viable. ¿Por qué no buscar otras soluciones a los derechos de autor como este programa?

En cualquier caso, la evidencia es que las ventas de música en formato tradicional, siguen cayendo por octavo año consecutivo. El que no quiera darse cuenta que los tiempos cambian es porque no quiere.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*